ABOGACÍA PREVENTIVA

LA ABOGACÍA PREVENTIVA: Otra perspectiva de la labor del abogado, valorando el trabajo que se puede realizar antes de que surja un problema mayor o para evitar el nacimiento del problema de raíz.

¿Te vas a comprar o a alquilar una casa? ¿piensas en otorgar testamento? ¿no sabes si casarte en régimen de gananciales o de separación de bienes? ¿vas a comenzar una empresa o firmar un contrato de franquicia? ¿vas a solicitar una prestación o una ayuda económica al INSS o a otra Administración? Estas son algunas de las preguntas que nos surgen a lo largo de nuestra vida y en función de la manera en la que decidamos afrontarlas, pueden variar sustancialmente los resultados o consecuencias al respecto.

Y por ello os presentamos este concepto: ABOGACÍA PREVENTIVA.

La abogacía preventiva es una manera mucho más eficaz de atajar los problemas, incluso de evitar que lleguen a surgir. Usar las metáforas médicas es lo que va a hacer que veamos esta forma de plantear los problemas jurídicos con mayor claridad.

Si cuando te duele la garganta, vas al médico para que te recete un antiinflamatorio y muchas veces con un simple caramelo con efecto calmante para la garganta suele ser más que suficiente, por qué cuando firmas un contrato importante para tu vida, como por ejemplo puede ser un alquiler, una compraventa de vivienda, una hipoteca, ¿no se te ocurre ir antes al abogado? Lo más seguro es que si tienes una consulta preventiva con tu abogado, luego no tengas ningún problema con ese asunto.

Lo fundamental es ser capaz de atisbar que determinadas operaciones de la vida de una persona, que si bien pueden ser operaciones muy habituales entre particulares o con la Administración, conllevan un factor elevado de riesgo (normalmente económico) que puede hacer fundamental solicitar la opinión y consejo de un profesional jurídico, el cual incluso pueda darte una postura distinta de la que tenías.

El abogado está para responder todas las dudas legales que existen, tales como si debes otorgar testamento y los términos del mismo, qué debes hacer si quieres casarte en régimen de separación de bienes y las consecuencias de ello, si vas a comprar una casa sobre planos qué tienes que tener en cuenta, si vas a firmar una hipoteca o un contrato de franquicia y comenzar un negocio qué cláusulas son peligrosas, y así un largo etcétera de situaciones cotidianas que entrañan peligros y que la sociedad debiera concienciarse de que deben ser consultadas con un abogado.

Es inteligente pensar que va a costar mucho menos una consulta a tiempo al abogado, que el problema que puede devenir si descuidamos estos asuntos, y con posterioridad nos vemos en procesos judiciales mucho más serios.

Con lo cual, en resumen queremos transmitiros que la abogacía preventiva no solo es muy útil para como bien dice su nombre “prevenir” los problemas que pueden surgir en nuestra vida, sino que además supone un ahorro de costes (siendo claramente más barata una consulta que un proceso judicial o extrajudicial pero con el problema ya avanzado), y ya conocemos el dicho “es mejor prevenir que curar”.

 

www.ferrerashigueroabogados.es
info@ferrerashigueroabogados.es

Publicado en la revista H(+)  www.hachepositivo.es

Comments (2)


Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR